Gabriel Bazán, el cantautor argentino presenta una nueva y rítmica canción, titulada «Quiero», en la que participa como invitado el español, Kike Pavón. El propósito es instar a los hijos de Dios a reencontrarse con el Espíritu Santo y permitir que avive el fuego de su fe.

Compuesta en colaboración con el también argentino, Ulises Eyherabide (RESCATE), la canción «Quiero» es un tema de pop latino que hace gala de los ritmos folklóricos argentinos, característicos en el trabajo musical de Gabriel Bazán. El trabajo de producción corrió a cargo de Federico Lepre, a quien Bazán describe como «un tremendo productor, joven, fresco con idea y con un buen nivel en cuanto a calidad.

Si bien los acordes son rítmicos y alegres, el mensaje es inequívocamente espiritual, pues expresa el anhelo de un corazón que honestamente se halla lleno de cenizas del fuego del Espíritu Santo que un día existió en su interior. Es el clamor del propio espíritu humano para que Dios nuevamente encienda la llama de su poder y presencia en la vida personal. Por lo tanto, es también una exhortación a la iglesia —que continúa atravesando una pandemia— a sacudir las cenizas y prepararse para invitar nuevamente a su Señor a purificarla y manifestarse poderosamente a través de ella.

A nivel personal, Gabriel comenta que la intención principal de su nuevo tema es «generar en el corazón la necesidad de volver a encontrarse con el Espíritu Santo, encendiendo la llama de la pasión por su presencia». Con base en su propia experiencia, explica que «al tener todos los colores para vivir feliz y lleno en este mundo», el llamado es a que «el Creador (Dios) pueda utilizar esos colores que hay en mí para pintar mi caminar».

Usando como inspiración el versículo 1:6 de 1 Timoteo —«Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos» (RVR1960), Gabriel quiso reflejar en esta canción un suceso particular de su vida durante la pandemia de COVID-19 que el mundo atraviesa. «Sentía exactamente lo que la canción relata, me sentía lleno de colores pero no estaba dejando que el Señor los utilizara. Sentía que la pasión y el fuego de su llamado se desvanecían, y junto con eso, los grises aparecieron. Pero Dios, en su momento justo, apareció con su verdad y una vez más me hizo libre y generó en mí la necesidad de gritar a los cuatro vientos: “¡Quiero encender el fuego!”».

En cuanto a la composición, Gabriel admite que trabajar junto a Ulises Eyherabide —con quien ha mantenido una gran amistad y quien ha también ha colaborado con su voz en alguna oportunidad— siempre le ayuda a crecer de manera única.

La presencia de su también amigo, Kike Pavón, en este nuevo sencillo, es, para Bazán, algo mucho más allá de solo una colaboración. «Sus ideas de producción, la calidad musical, el profesionalismo, la calidad de persona y el corazón que tiene hicieron que la canción explotara y saltara a un nivel muy superior al que tenía», comenta entusiasmado. «Sus consejos, su vida y su amistad a mí me bendicen muchísimo» añade, «más allá de la canción, es ejemplo y bendición».

Para el cantante y compositor, este es un momento de renuevo, de nuevos desafíos y de muchas expectativas de que este nuevo sonido llene de alegría, vida y esperanza a todo aquel que lo reciba. En ese sentido, este lanzamiento llega después haber finalizado la gira «Un Tour por Argentina» que se realizó durante marzo con 14 conciertos, en 11 de los cuales fue acompañado por Kike Pavón. Gabriel espera que «si Dios lo permite, apaciguando todo esto de la pandemia mundial», pueda realizar varios de los muchos proyectos que ya tiene para conciertos en Sudamérica y España.

«Quiero encender el fuego una vez más», insiste. «Si esta pandemia había apaciguado o directamente apagado el fuego de nuestros corazones, es tiempo de gritar “¡Quiero arder de nuevo!”», concluye, enfático, Gabriel Bazán.

Deja un comentario